jueves, 6 de marzo de 2008

LA NAVAJA DE OCCAM EN EL BALONCESTO

La navaja de Occam o principio de economía o de parsimonia, hace referencia a un tipo de razonamiento basado en una premisa muy simple: en igualdad de condiciones la solución más sencilla es probablemente la correcta. El postulado es Entia non sunt multiplicanda praeter necessitatem, o en cristiano, No ha de presumirse la existencia de más cosas que las absolutamente necesarias.
Tratando de explicar algunas situaciones de mi equipo, a mis jugadores principalmente podría aplicarse este principio. ¿Cuántas veces habéis visto una jugada perfecta con varios pases que desembocan en una perfecta asistencia y que no se culmina con canasta porque un jugador intenta un aro pasado cuando tiene toda la ventaja?. Seguro que muchas.
Más situaciones: 3 x 1 en contraataque y damos un pase por la espalda. Tiro exterior sin ninguna oposición y nos echamos para atrás levantando la pierna...
Pero no sólo son los jugadores los que tendrían que aplicar este principio, muchas veces los entrenadores nos queremos complicar la vida y queremos ser las "estrellas" del partido planteando sistemas difíciles de asimilar por los jugadores, proponiendo ejercicios en los entrenamientos con complicadas rotaciones en las que los jugadores están más pendientes de no equivocarse en la rutina del ejercicio, que en los fundamentos técnicos que han de aplicar.
El otro día leí un artículo en el que decía su autor que a veces es mejor hacer 2 o 3 cosas bien en cada entrenamiento que 5 regular. Hay varias maneras de superar a un defensor en dribling, pero sólo hay una preferida por los jugadores. Nuestra obligación es enseñarle todas las que podamos pero no debemos (desde mi punto de vista) obligarles a utilizar una u otra en concreto.
Sí creo, sin embargo que debemos hacerle mejorar multilateralmente. Me explico, prefiero que mis jugadores sean capaces de entrar a canasta por la derecha y por la izquierda con confianza a que sean unos auténticos artistas entrando a canasta desde el lado derecho con aros pasados, traspiés, pérdida de paso, pasándose el balón por la espalda...
Yo no entreno todo eso, o la menos no habitualmente, yo entreno soluciones eficaces ¿y sabéis por qué? porque creo que eso de hacer filigranas con el balón lo hacen habitualmente antes del entreno cuando llego y están tirando a canasta y demostrándose unos a otros lo hábiles que son. Y ellos sólos van mejorando en esos aspectos. ¿Me gustaría que hicieran en un partido una entrada con traspiés?, por supuesto que sí, es la evolución de un buen fundamento técnico, pero creo que en categorías de formación donde a menudo no tenemos todo el tiempo que desearíamos, hay soluciones técnicas que van a aplicar en más situaciones.
¿Cuántas veces en un partido de mini nos vamos a enfrentar en una entrada a un chico que salta a ayudar la defensa para que se den las condiciones ideales y solucionar con un traspiés? No muchas verdad, y ¿Cuántas nos vamos a encontrar con una superación 1x1 y una entrada franca a canasta, o un contraataque?. Creo que algunas más.
Venga, otro ejemplo, Final del Eurobasket 2007 en Madrid, saque de banda (medio campo), no queda más tiempo que para un sólo tiro (2´37 segundos), España pierde de uno, recibe Gasol de espaldas al aro a 5 metros del aro y...
Sí Gasol es la estrella de España, pero ¿cuántos tiros a la desesperada se le pueden dar a Gasol?, su principal virtud no es precisamente tirar nada más recibir desequilibrado por el escorzo que tendrá que hacer para poder colocarse de cara al aro porque previamente ha tenido que ganar la posición contra su par.
Vale, ya se que diréis que la jugada preparada no era esa, pero la solución que se le dio sí. Aunque tuvieran dificultades para recibir el balón (que las tuvieron, se jugaban un Eurobasket, no les van a dejar recibir debajo del aro) debe haber una solución más sencilla, el balón debe ir para un pequeño (que en España podían resolver perfectamente) para buscar un tiro o una falta. El balón pudo entrar por supuesto, pero la solución elegida no fue la más sencilla ¿verdad?.
Entonces el postulado que enuncia la navaja de Occam a veces es básico, en igualdad de condiciones la solución más sencilla es probablemente la correcta.

6 comentarios:

Iker Suárez #9 dijo...

Creo que lo primero que debe de tener un jugador es ser humilde, en beneficio de sí mismo y de los demás. En un equipo cada jugador tiene su roll y aportar su pequeño granito de arena..., los pequeños granitos de arena sumaran un gran GRANITO de arena en el cuál cada uno sabiendo que hace todo lo posible de él mismo y dando el 200%... "Nunca sabrás dónde tienes el límite si no das al máximo de tí", todo se resume en pequeñas filosofías, creyendo en uno mismo y en los demás.

Para que cualquier jugador medite sobre él, es bueno picarlo, pero picarlo sanamente y aprender de los errores.

¿De qué nos sirve hacer una entrada solo haciendo un rectificado o dejándo el balon delante del aro complicándose la vida? ¿Para qué? ¿Para la foto? ¿Para hacerlo bonito? Los jugadores de la NBA pueden hacerlo porque son quiénes son, en cambio a los jugadores que aún tienen que madurar y mejorar deben de hacerlo fácil y sencillo, ya que el BALONCESTO más bonito es el SENCILLO. Miren el post anterior del Dream Team, ¿en qué se basa su juego? JUEGO EN EQUIPO, según alguien si el equipo va bien y se hacen las cosas como deben de hacerse, los talentos individualistas destacan solos. Pero si uno intenta ser el héroe de un equipo no lo conseguira porque "Cada equipo necesita un héroe...y cada héroe necesita un equipo".

Cuando un jugador por ejemplo en un entrenamiento esta ahí dándolo todo y ve que no puede más, tiene que seguir y aún intentado poder hacer más, sabiendo que como lo está haciendo sabe que mejora y no solo se suele mejor a uno sino también a sus compañeros. Mucha gente valora eso mucho, la capacidad de mejorar a sus propios compañeros, porque es un EQUIPO no un JUGADOR.

Hay personas que no aprecian como y de quién aprenden, pero en definitiva un jugador no puede mejorar si el no quiere, con su ayuda y la de los demás un talento existe. Pero un talento sin esfuerzo ya lo sabéis no sirve para nada. El entrenador de tú equipo te ayudará a todo pero si tú no quieres que te ayude no será lo mismo y de quiénes mejor se aprende son de los propios entrenadores y jugadores con experiencia.


SOMOS UN EQUIPO, TENEMOS ILUSIONES Y SUEÑOS, PERO DEBEMOS DE VIVIR DE ELL@S PARA PODER HACER LAS COSAS Y CREER EN NOSOTROS MISMOS.EL MEJOR EQUIPO NO ES AQUEL EN QUE LAS COSAS SE HACEN BONITAS SI NO AQUEL EN QUE LAS COSAS SE HACEN BIEN FÁCILES Y SENCILLAS, JUNTO A ELLO DISFRUTANDO DE LO QUE Y COMO SE HACE.


¿Me crees?

Daniel Capó dijo...

No estoy totalmente en desacuerdo con el tema. Está claro que lo sencillo suele ser lo más eficaz. Pero se me plantean dos argumentos que podrían contradecir algo vuestra opinión:
1. El baloncesto a parte de ser un deporte es un espectáculo y un ocio para el disfrute, por lo que a veces algo vistoso puede ser también positivo. Por otro lado, a no ser que sea una situación extrema, intentaré dar toda la confianza a mis jugadores, por o que si decide pasarse el balón por la espalda antes de entrar imagino que tiene la confianza necesaria para hacerlo aunque pueda fallar. Para mí, en categorías de formación sobre todo, el principal objetivo es formar y que los jugadores disfruten.

2. Por otro lado, considero que muchas veces es bueno trabajar esos fundamentos que parece que no se van a usar nunca en un partido pero que pueden ser muy útiles. Algunos ayudan a coordinar a nuestros jugadores más torpes y a los más habilidosos les pueden servir como un recurso efectivo.

¿Para qué repetir 100 veces una entrada, suponiendo que el jugador ya la domina, aunque falle a veces, si puedes proponer una finalización distinta? Por ejemplo, el traspiés... Todos esos recursos a priori poco efectivos le dan riqueza a este deporte y lo hacen más vistoso... A lo mejor hacer disfrutar a un jugador aprendiendo esto ayuda a motivarlo y que mantenga sus ganas por venir a entrenar...

Juan D. Fuentes dijo...

De acuedo Daniel, a ver yo no he dicho que nunca lo trabaje (sí poco, lo reconozco), lo que no quiero es dedicar un tiempo que puedo dedicar a otros aspectos para trabajar traspiés. Sí, se que a veces los puedes necesitar y puedes ayudar según tú dices a que los jugadores vengan a los entrenamientos, pero yo a lo que me refería no era a la situación que describes del jugador que confía en hacerlo bien y tú se lo permites (yo también, pero no lo voy a trabajar), yo me refería al que trata de imitar lo que le vio hacer a Lebron James.
Te explico, cuando yo planteo ejercicios de entradas a canasta no hago 100 entradas a canasta buscando que sean iguales, voy variando las situaciones de partida, las acciones previas al tiro, sí, animo a que utilicen otros recursos, pero nunca les digo debajo del aro, HACED UN RECTIFICADO.
A eso me refería yo con lo sencillo, el traspiés es un gesto técnico que no aplico normalmente y mucho menos en formación. Tengo demasiados problemas con la velocidad y decisión de mis jugadores a la hora de entrar a canasta como para preocuparme de los traspiés, que me parecen complejos.
EL jugador además de motivarse con estos fundamentos de los que hablas, también se siente motivado a venir a los entrenamientos si tú le apoyas a esa motivación, si tú vas diciéndole las cosas que va mejorando, si se le anima a seguir mejorando y dándoles consejos para hacerlo.
Y por último sí, el baloncesto es espectáculo y ocio-diversión, pero creo que hay que diferenciar entre entrenamientos (programados, aprendizaje formal) con pachangas... en las pachangas no necesitan ni al entrenador.
Gracias por el comentario y quiero que entiendas que no lo digo de mala gana, me encanta debatir opiniones y puntos de vista. Gracias

cylobato dijo...

Ante todo deciros que me encanta el debate que habéis abierto.

Dos posturas bien diferenciadas, y que como segundo entrenador he sufrido.
Entrenadores responsables a los que les encantaba trabajar infinidad ce opciones técnicas y de manejo y habilidad con balón. Enfrentados a entrenadores de la "vieja" escuela, los "puristas" del baloncesto que reniegan de las filigranas.

Así que como suele ser lógico tras estas experiencias, me quedo con las dos opciones y con ninguna de ellas.

Me explico;

*Proporcionar nuevas experiencias motrices a los jugadores en formación, enriquecerán no sólo su bagaje técnico sino que requiere una implicación global del mismo y, como dice Dani, trabajar aspectos coordinativos, de esquema corporal, equilibrio...
Por otro lado conseguimos apartarlo de esos modelos de "baloncesto" en la calle, 3x3, y demás espectáculos en el que sólo se asemejan al baloncesto por el balón y el aro. Proporcionarles modelos como por ejemplo el látigo de Bodiroga o cualquier acción del grandísimo Petrovic, es positivo para los jugadores. Además de mejorar aspectos motrices, les estamos ofreciendo modelos de jugadores a imitar, concienciándoles que el baloncesto es más que un espectáculo y que el trabajo lleva al éxito (de Petrovic hay más de una leyenda bien cierta).

*Por otro lado si estas acciones se realizan de forma aislada y simplemente como "motivación" o para "floritura" del jugador; creo que caemos en un error. Además de los objetivos anteriormente citados, tenemos que preocuparnos que todos los aprendizajes tengan su transferencia al juego real. De nada sirve que un jugador sepa finalizar con un sólo apoyo, si no sabe ni cuándo ni para qué sirve esa ejecución técnica. Por tanto debemos ligar todo lo que trabajemos con situaciones de colaboración-oposición.

*Cualquier acción motriz tiene tres mecanismos: observación- decisión- ejecución. Debemos enseñar a nuestros jugadores a mirar y analizar la situación problema que se encuentra ante él; posteriormente deberá decidir que acción realizar para solventar el problema, cuántas más herramientas le ofrezcamos al jugador, tanto más eficaz será ante cualquier situación y entre más soluciones podrá elegir, por tanto debemos ofrecerles tantas como pos su edad y capacidades sea capaz de realizar. Por último deberá realizar de forma óptima la acción escogida para así ofrecer una solución eficaz y positiva para él.

Por todo ello y resumiendo; SI al trabajo "avanzado" de ejecuciones técnicas individuales PERO
- adaptado a las características, capacidades y edad del jugador
- trabajando de forma integral con la táctica individual y colectiva y no como un conocimiento vacío y estanco.
- siempre que haya alcanzado y superado etapas anteriores en cuanto a la progresión de contenidos técnicos. No debemos saltarnos ninguna fase.

En fin, espero que al menos sirva para seguir este apasionante debate.

Si esto sigue así tendremos que crear un foro. Cada vez somos más los que nos visitamos nuestros foros.

Juan D. Fuentes dijo...

no se si me toca ser el purista de la vieja escuela que reniega de las filigranas, pero nada más alejado de la realidad.
A mí me gusta tanto como al que más descubrir a mis jugadores realizando acciones llamemosles "poco ortodoxas", me encanta que sean creativos (técnica y tácticamente, no entiendo la una sin la otra), y por supuesto animo a que descubran y se descubran, pero la mayor parte del tiempo la dedico a que tiren mirando el aro, a que consigan orientarse y equilibrarse incluso cuando las condiciones previas amenazan esa estabilidad (una recepción baja, una arrancada, una parada...). En ellas también se trabaja esquema corporal, coordinaciones, equilibrio, cualidades físicas básicas, agilidad, cualidades sociomotrices, etc. y como maestros o profesores de EF lo sabemos perfectamente.

No estoy en contra de entrenar el traspiés, pero lo siento, no lo entreno de forma específica, eso lo dejo para entrenos especializados buscando un nivel alto de perfección técnica, con jugadores fuera de las categorías de formación.

Y me argumento. Categorías de formación. Podría entrenar haciendo un ejercicio de calentamiento con balón en forma de juegos, después un ejercicio de bote (tecnico táctico, 1x1 con o sin limitación del número de botes), alguno de pases, alguno más específico (rueda en flecha con recepción - salida abierta y tiro, recepción - salida cruzada y entrada a aro pasado), y es en este momento en el que yo trabajo fuera de lo más común (traspiés, con rectificados...). No hago trabajo específico.

Hablamos de cadetes o juniors, antes en mi club al menos impensable, y con algunos cadetes ni planteárselo.
Hasta ahí todo perfecto, pero el postulado original era:

EN IGUALDAD DE CONDICIONES LA SOLUCIÓN MÁS SENCILLA ES LA MÁS EFICAZ (o algo así).
Léase bien en igualdad de condiciones.

La argumentación que dais los dos (Daniel y Carlos) es fantástica para un equipo IDEAL, en mi club no, debo enseñar a entrar a canasta por la derecha haciendo una simple y llana bandeja (que por otro lado para mí es tan estéticamente bella como el rectificado, o como el látigo) y no puedo dedicarme a entrenar otras soluciones ante posibles problemas que me planteen otras situaciones. Osea, el traspiés se justifica en cualquier solución, pero en la más común, 1x1, o superando 1x0 (se da en baloncesto y sobre todo en formación)en la que está en igualdad de condiciones que la bandeja, la solución más eficaz (para mí) es la bandeja.

Eso es lo que yo quiero que mis jugadores entiendan. Que pueden irse en contraataque 1x0 y pasarse el balón por las piernas en el aire, claro que sí (porque entreno para aumentar su bagaje motor), pero en eso yo no les voy a animar, les pediré que elijan la solución más sencilla. Ese es el supuesto que yo estudiaba.
En el látigo o incluso en el traspiés hablamos de otras condiciones, que se entrenan y aprenden pero a veces no son válidas en cualquier situación.

¿Qué pensaríais si uno de vuestros jugadores roba un balón en medio campo y en lugar de irse hacia canasta espera a que el jugador que ya ha sido sobrepasado vuelva a recuperar la defensa para hacerle un cambio de manos entre las piernas y volverse a ir?. He puesto un ejemplo extremo, lo se, pero es que la solución más sencilla es ir a canasta y eso es lo que trato de que entiendan mis jugadores.

A eso me refería yo, no cuestiono la utilidad del "ya famoso" traspiés ante la inminente ayuda defensiva.

Ah y por supuesto que me gusta el espectáculo y todo eso, como al que más, aunque me haya tocado ser de la vieja escuela NO FILIGRANAS y purista... jajajaja

Un saludo y disculpad por lo extenso.
Si os animáis podríamos abrir un debate sobre otro tema, "EL ERROR".

urigeller dijo...

Para mi el baloncesto debe ser abierto, deben aprender todas las entradas possibles y saber cuando aplicarlas. Lo más importante es enriquecer al jugador aunque sea en detrimento del resultado... almenos al principio, que a la larga si se apuesta por la técnica individual seguro que llega, pero más lento y con menos resultados esta claro. En senior ya es otro rollo. Pero en formación, ante todo eso, formación. Yo disfruto viendo ensriquecida la técnica individual en mis jugadores.
Pero claro esta, cada uno enseña su baloncesto, y ahi el que manda es él.
Me gusta que haya debate en este blog :)
si quieres echar un vistazo al mio:
www.aprenderbaloncesto.tk
un saludo.